"Decidí que, de todos mis oficios terrestres, el violento oficio de escritor era el que más me convenía"
Rodolfo Walsh

miércoles, 23 de junio de 2010

Teléfono para el Gobierno Nacional


(...)Porque Bariloche no es una ciudad, sino dos. La geografía misma organiza esta doble identidad: de un lado del cerro, hacia el lago, está el Bajo. Del otro lado, hacia atrás, hacia la meseta, está el Alto.

El Bajo es una ciudad rica, dedicada al turismo y al ski y llena de camionetas cuatro por cuatro. La ciudad del centro, el Bajo, se imagina a sí misma suiza o alemana. Es una ciudad que organiza su famoso desfile de “colectividades extranjeras”, pero que en realidad es el desfile de los descendientes de alemanes, austríacos y suizos, ya que no desfilan ni los descendientes de chilenos ni los miles de bolivianos que ahora viven allí. Es una ciudad en donde el Ejército y la Iglesia tienen todavía una gran presencia. Es la ciudad en donde hubo una marcha de vecinos para pedir que no extraditaran a Erich Priebke.

El Alto, del otro lado de la cadena de cerros que le da a Bariloche su espectacular vista, no tiene nada de eso. No tiene asfalto, no tiene gas, no tiene cloacas y no tiene casi transporte público. No tiene vista al Nahuel Huapi, ni a ningún otro lago. Tiene, o tenía hasta hace poco, el desempleo más alto de la provincia de Río Negro. No tiene hospital, no tiene basurero. Tiene mucha población joven, altas tasas de delito y muchos homicidios, varios de ellos a manos policiales.

Gracias al cerro que los oculta, los habitantes del Bajo no sólo no comparten la ciudad con los del Alto, sino que ni siquiera los ven. Con sólo no pasar nunca “del otro lado”, es perfectamente posible hacer como que los del Alto no existen.(...)

...Opina la politóloga María Esperanza Casullo, hoy en Pág/12.

Reproduzco esta nota que me resultó muy clara respecto a la problemática que hoy toca a Bariloche, y se reproduce en cuántas ciudades más...

Cuando uno va llegando a La Paz, Bolivia, antes de bislumbrar el pozo en el que está metida la capital hermana, pasa por El Alto, la zona más pobre de la ciudad. Al menos en Bolivia es difícil ocultar tal realidad, no hay morro que la oculte, es grande; En el cercano Bariloche el Alto, como cuenta Casullo, no se ve, y es más, se oculta. Pareciera que llegó el momento de que caiga el telón entre Alto y Bajo, donde se hace urgente y necesaria la intervención de un Estado que manifiesta cierto intervencionismo. Hoy clama Bariloche, y seguirán clamando pueblos y ciudades. Esperamos del Estado una pronta respuesta.



Cuántos Bariloches conocíamos, cuántas Argentinas habitan en nuestra Nación.



9 comentarios:

Javier dijo...

No opuede corresponder una intervebcion federal a la provincia de Rio Negro ?
Que dice el gobernador Verani responsable de ttodos estos hechos y responsable politico de la represion ? Y porque no se lo acusa como al asesino Sobisch?

Un abrazo

qwert dijo...

javier, no se lo acusa porque es aliado k

Anahí dijo...

Bariloche, en los últimos 5 ó 7 años duplicó su población por la llamada "expansión económica". Es obvio que no se debe a nacimientos, sino a las migraciones internas. Ésto se repite en casi todas las grandes ciudades, en las que desde las zonas rurales y los países vecinos migran los expulsados por las industrias extractivas, sobretodo "la frontera agrícola". Y es consecuencia de un modelo que además genera brechas sociales que en el mejor de los casos encuentran respuesta en el asistencialismo, y en el peor, en actividades criminalísticas.
Desde mi punto de vista, esto se va a profundizar.
Lo que no veo es una mirada sensata sobre el asunto, que vaya en profundidad sobre las causas.
Muy por el contrario, "festejan" los índices de incremento en el consumo de acondicionadores de aire, viajes turísticos, freezers y 4x4s de aquéllos sectores que son los que después se sentirán amenazados por "los otros" y pedirán mano dura.
El consumismo para mí nunca fue un índice fiel de la felicidad de un pueblo.
Slds.

Ariel Diez Medina dijo...

En el 2002 conocí Bariloche. Medio en pedo caminando por la noche vi como en esa ciudad turística de abajo era recorrida de punta a punta por un ejercito de cartoneros y personas que revolvían la basura... lo que más me impactó fue ver la indiferencia de algunos lugareños y la opinión del dueño de un bar. "Nos espantan los clientes", dijo.
Por todo eso, no me sorprendieron las imágenes del otro día y, lamentablemente, no me sorprende un repudio generalizado de una gran parte de la Argentina.
Abrazo Pau.

Ariel Diez Medina dijo...

PD: era la FALTA de un repudio generalizado...

Laura Hevia dijo...

Hola! me gustó mucho tu blog asíque pongo el link en el mío si no hay drama. saludos!!!

Rosaura dijo...

Estas cosas nos hacen pensar dónde estamos parados, ¿no? Marchas a favor de abusadores, de policías asesinos... y nadie se entera de las luchas en las barriadas y la voz de los más vulnerables. Y qué duro es a veces pensar que no hay solución, y qué bueno es saber que no queremos que sea así; y que la única salida es plantearnos todos los días un poquito de esto, y discutirlo con todo el mundo, y publicarlo en todos lados y construir de a poquito la nueva resistencia.


Un abrazo Pau! :)

MarianoMundo dijo...

Hola, es la primera vez que visito el blog, y ando con esto de Bariloche en la cabeza desde hace unos días, especialmente porque el 26 se cumplieros 8 años de los asesinatos de Darío y Maxi en Avellaneda, con las consecuencias que ya conocemos.
Ambos aconteciemientos tienen cosas en común, especialmente en cuanto a la pobreza y la juventud. Es algo que, evidentemente, no hemos podido superar, a pesar de las notorias mejorías económicas en amplias franjas de la población.
Debo admitir con tristeza que no me sorprenden los tres asesinatos de Bariloche, ya que existe un componente altamente estigmatizador de la pobreza y la delincuencia en la población, que se transmite desde las clases medias hacia el aparato represor del estado. Y decía que no me sorprende porque el CELS ya lo venía denunciando (maltratos en carceles, arrestos y prisiones preventivas desmedidas, superpoblación, abuso y torturas en prisiones y comisarías, etc) principalmente en la pcia. de Buenos Aires, pero también en otros distritos.
Lo que sí me sorprende y molesta es la total ausencia de repudio por parte del Gobierno Nacional, a cual banco en casi todo. Ni siquiera un comunicado, nada que se haya hecho público al menos. Creo que existe un pragmatismo con respecto a la alianza con el gobernador de Rio Negro que mantiene con la boca cerrada al Gobierno Nacional, una actitud para nada saludable, creo.
Saludos y perdón por el largor del comentario.

Algo Habré Dicho dijo...

Mariano: comparto! ni un comunicado, ni siquiera por decoro. Terrible.

Gracias por pasarte! Abrazo

Quizás también le interese...

Related Posts with Thumbnails