"Decidí que, de todos mis oficios terrestres, el violento oficio de escritor era el que más me convenía"
Rodolfo Walsh

viernes, 28 de enero de 2011

¿Qué pensará Luciano Arruga de la baja de edad de imputabilidad?

Nada. Si Luciano no está.

Se están por cumplir 2 años de la desaparición de Luciano Arruga. Y ese nombre hizo eco en varios puntos del mapa. Nos encargamos de decir, Luciano Arruga, Luciano Arruga, y seguir diciendo su nombre, no sólo para recordarlo, sino para pedir justicia. Van 2 años, y todavía nada. Recientemente el CELS participa en la causa; este lunes habrá una conferencia de prensa de familiares de Luciano, APDH Matanza y CELS -confirmo luego lugar y hora-.

La historia ya la conocen. El 31/01/2009 a Luciano lo llevaron detenido, lo torturaron, lo mataron y lo hicieron desaparecer. EL pibe tenía 16 años. Ni lo dejaron llegar a su mayoría de edad, votar, ser padre, nada. Y como la justicia no llega, la indignación y la bronca no cesan.

Anoche mi papá estuvo en C5N, programa de las 22, "Sala de Situación". Por un lado, Gladys Gonzalez, diputada por el PRO, en apoyo a la baja en la edad de imputabilidad, y él, Pablo Pimentel, presidente de la APDH Matanza (Asamblea Permanente por los DDHH), en contra. Y por primera vez escuché el nombre Luciano Arruga en C5N. Y habló de la hipocrecía de la sociedad, que exige "pegarle a los pibes", atacar el problema en la consecuencia, desde el facilismo absoluto. Claro, hay que atender al pibe de 15 años que cometió un delito gravísimo, el más grave, quitarle la vida a otra persona, a ese pibe hay que corregirlo, pero mientras existan policías que los invitan a robar para ellos (y andá a negarte, preguntale a Luciano), los pibes jamás se van a recuperar; mientras exista el transa que les vende la droga, olvidate.
Mi viejo decía que hay que profundizar en el tema, claramente, que todo forma parte. Por ejemplo, cuando viene el pibe y te quiere lavar el parabrisas, no lo ignores. Es feo que una sociedad entera te de vuelta la cara, eso te enoja eh? Sumale a eso la situación de violencia que vive el pibe a diario, un poco de droga, la necesidad, la pobreza, la exclusión, listo el pollo.

Los pibes necesitan ser escuchados, necesitan cariño, quieren laburar. Siempre se lo escucho decir a mi viejo, que sabe de lo que habla, que, por ejemplo, los pibes en San Petesburgo (una de las villas más jodidas de La Matanza), le dicen eso. Y en esa villa, y en Puerta de Hierro también, hay grupos de pibes que se están recuperando, y es hermoso escucharlos hablar, resaltando "al pibe que se droga, no lo dejen solo, lo que más lo ayuda es el apoyo de la familia y amigos". Pero la sociedad hace lo contrario. Sube la ventanilla y da vuelta la cara. ¿No tiene una moneda? Claro que tengo, pero no, no tengo.

Bajar la edad de imputabilidad es seguir subiendo la ventanilla. Es legalizar una medida de exclusión.
Cuando se habla de pena de muerte todos salimos y contamos que en los países en los que funciona el delito no bajó. Con la baja tampoco, con que bajemos la edad a 16, 14, 12, 10, seguirá todo igual, o peor, en mi opinión, porque se agranda la brecha, porque el camino es seguir atacando la consecuencia, y no la causa, señalar al pibe.

Hay que resolver la conyuntura, decía mi viejo, por supuesto, pero dejando la hipocrecía de lado. La sociedad que señala al pibe, que quiere la cárcel para el pibito de 14, no denuncia ni por asomo al policía que tiene un kiosco, al que le vende la droga a ese pibe, o al que lo mandó a robar. Esa es la hipocecía de la que hablamos.



Dos años de la desaparición de Luciano, que con 16 no quizo laburar para un cana, y por eso hoy está así. O sea, no está. Y no sabemos dónde está. Y en vez de contar con el apoyo de la sociedad para una justicia efectiva por su desaparición, hoy debatimos si el pibe de 14 que delinquió puede ir en cana. Y mientras sigamos así, habrán muchos más pibes de 14, y muchos más Lucianos.
El problema no está en los pibes, está en los adultos. Y las políticas que hoy se implementen irán teniendo sus frutos; quizás, si hoy le das trabajo a un pibe que está en la calle, sus hijos no salgan a robar. Eso, siempre y cuando no continuemos con la cadena de exclusión social. Si a mi me preguntan, políticas a mediano plazo, y atender seriamente los casos de pibes que hoy salen a delinquir. Pero siempre pensando en la reinserción social. El punto de este tema es la exclusión que se genera desde una sociedad que castiga la consecuencia de políticas neoliberales, o sea, el que se fue a Miami con Menem, hoy pide la baja de edad de imputabilidad.

Rosaura (de la Coordinadora Aparación con vida de Luciano Arruga) escribió hoy un post sobre Luciano desde un lugar, quizás, más cercano. Lo recomiendo.

Por último, los invito a participar mañana, sábado 29 de enero, de la Jornada Cultural en defensa de los DDHH que organizaron familiares y amigos de Luciano Arruga. Música, teatro, feria del libro, talleres, skate, proyecciones, murales, medios alternativos, charlas.

Tocan Las manos de filippi, Goy de Karamelo Santo, Falopa - banda de Pablo Marchetti-, y más. Les dejo el volante.

Que todo sirva para la reflexión, saludos!



2 comentarios:

Rosaura dijo...

ufff, qué fuerte ese comienzo, nena. Espero que nunca deje de parecerme fuerte. Creo que me corrieron como cinco o seis escalofríos mientras leía, che, y qué honor que me cites en tu blog jaja periodista de aquellas :)

Pau, el video del debate no está? Lo quiero verrrrrrr.

Abrazo enorme, nos vemos mañana =) Me buscás eh! que no me voy sin saludarte

Algo Habré Dicho dijo...

Si eh, duro, a mi también me dio cosa ponerlo. Seguro que nunca te va a dejar de parecer fuerte, como dijo el Che, "sean siempre capaces de sentir en lo más hondo cualquier injusticia cometida contra cualquiera en cualquier parte del mundo."

El video no lo encontré, bu! si aparece lo cuelgo por ahi.

Y más vale nena! mañana te busco, abrazo!!

Quizás también le interese...

Related Posts with Thumbnails